lunes, 26 de enero de 2009

¿Cómo decir adiós?




Este fue un poema que escribí hace mucho para un concurso ¡¡¡Y gané!!!


Adiós Mi Amor...
Decir adiós es muy fácil. Sólo son cinco letras si se escribe y cinco sonidos si de habla. Sólo puedes agitar la mano y sólo puedes hacer un guiño.
Pero tras el adiós, está toda una despedida, como la que ahora tengo que hacerte. Adiós no es sólo una palabra cuando uno se va, es también lo que se deja y lo que se lleva. Es también el recuerdo de las cosas vividas y las cosas que se quedaron por vivir.
¿Cómo decir adiós cuando el amor que existió era más grande que el mar? Te amé. Me amaste. Desde el día en que nos conocimos los sentimientos nacieron y día tras día que pasamos juntos, crecieron hasta llenar nuestras almas. El amor estuvo allí presente siempre en nuestras vidas. Y ahora ¿cómo decir adiós?
¿Cómo decir adiós cuando el recuerdo de las horas vividas juntos es más inmenso que el universo? El tiempo vivido juntos nos enseñó a conocernos, a compartir y a crear. Y ahora decimos adiós como cuando una persona que nos visitó una tarde se marcha de casa. El adiós es más difícil porque deja toda una vida atrás. Tantos años juntos, tantas alegrías, tantas tristezas, tantas experiencias... Y ahora ¿cómo decir adiós?
¿Cómo decir adiós cuando el dolor del alma nos cierra la boca? Cuando estabamos juntos, las palabras surgían muy fácil de la boca para decir “te necesito” “te extrañé”, “vuelve pronto” “te quiero” “te amo...” y ahora no se puede abril la misma boca que tantas veces te adoró para decir “adiós”. No se puede decir adiós tan fácil... las palabras se atoran en la garganta y te duele tanto que quieres llorar y no te deja ni separar los labios.
¿Cómo decir adiós cuando el deseo de estar junto a ti sigue aquí en mi alma igual o más fuerte que el primer día? ¿Cómo decir adiós después de todo lo vivido?
No importa ya. Hay que ser fuerte. Hay que decirlo aunque nos duela y nos ahoguemos en el lago de la desdicha.
Adiós.

viernes, 23 de enero de 2009

Y esto?...

No sé para qué sirve un blog... pero mientras lo descrubro aqui voy...